Dulces Toluqueños, tradición latente

Acomodados sutilmente en los estantes de la tienda se miran de todos tipos, de todos colores, tamaños y sabores: son las natillas, las morelianas, las amarantinas, chiclosos y nevadas, ¡dulces típicos de Toluca la bella!

La confitería tradicional tiene más de 100 años siendo parte del quehacer de decenas de familias mexiquenses. La elaboración de estos dulces se caracteriza por sus ingredientes naturales, su grado nutricional y la evidente dedicación que el artesano deposita en cada uno de ellos.

Un negocio familiar

Francisco Velázquez, artesano del dulce tradicional, aprendió la labor gracias a su padre. Desde muy chico se involucró en la realización de amarantinas, morelianas, natillas y la cajeta. Al día de hoy cuenta con más de 50 años de experiencia en el negocio que ha sacado adelante a su familia. Cuenta con la ayuda de su esposa, la Sra. Victoria León y juntos preparan, envuelven y distribuyen los dulces que sin duda, son un goce al paladar.

Reinventando las tradiciones

El dulce tradicional como hasta hoy se conoce pasó por etapas de adecuación e innovación. El Sr. Francisco y su esposa unieron fuerzas para dar un toque único y original a los dulces típicos, si bien todos tienen la singular base de cajeta, han decidido agregar sabores, ingredientes y cambiar texturas para adaptarse a los gustos de nuevos consumidores. Él mismo trabaja el proceso de los frutos secos y elige cuidadosamente la combinación de semillas que darán al dulce su particular sabor.

Ricos Sí, pero también nutritivos

A diferencia de los dulces industrializados, los dulces del Sr. Francisco reducen la ingesta de químicos perjudiciales para la salud humana. Sus principales ingredientes constan de leche de vaca entera, azúcar, ajonjolí, avellana, piñón, nuez, amaranto, semillas de girasol, entre otros “ni los dulces gourmet tienen la calidad de los dulces artesanales” afirma.

Morelianas Toluqueñas

La antigua terminal de Toluca se encontraba cerca de lo que ahora es Palacio de Gobierno y el Sr. Francisco dice recordar como las típicas morelianas envueltas en papel de china adoptaron su nombre a raíz de la gente que se detenía a comprar este dulce antes de subir al autobús con dirección al Estado de Morelia, hábito que terminó por nombrar un producto cuyo principal cliente eran los morelianos.

Hoy por hoy es el producto estrella del Sr. Francisco y anteriormente fue el responsable de dar trabajo a familias dedicadas a la venta y distribución en diferentes partes del estado. En aquella época la demanda de las morelianas permitió expandir la producción y beneficiar económicamente a trabajadores que el mismo Sr. Francisco contrataba. Tenía a su disposición más de 20 trabajadores que desde las 4am solían comenzar las preparaciones de los dulces, sin embargo la demanda bajó y poco a poco han tenido que acoplarse a nuevas formas de venta

A pesar de no contar con un lugar propio el Sr. Francisco y su esposa Victoria registran ventas en los espacios que el gobierno de Toluca les brinda; las ferias, exposiciones son una opción latente para su distribución. Sus productos además se pueden encontrar en Casart, tienda dedicada a la exposición y venta de productos estrictamente artesanales, está ubicada Av. Paseo Tollocan no. 700. Los productos se ofrecen en presentaciones individuales y para eventos; mesas de centro decorativas, para regalos y adornos para todo tipo de eventos sociales.

Esperan que el oficio al que dedican sus vidas y gran parte de su tiempo florezca, pretenden seguir elaborando los dulces típicos pues ha sido la razón por la cual han podido salir adelante.

La confitería tradicional además, es un producto atractivo para el turismo, los dulces elaborados en el taller del Sr. Francisco han cruzado los límites del país, en más de una ocasión, para recorrer tierras venezolanas, francesas, estadounidenses y colombianas.

 

Toluca Cultural
Sitio web de sociedad y cultura
Web Site

 


Pin It on Pinterest

Share This